martes, 14 de octubre de 2014

Platícaselo al Viento

“A las palabras se las lleva el viento”
Dicho popular.

¡Platícaselo al viento! – Dijo la abuelita Nor a sus nietos, Mónica y Zagal – ¡Cuéntale lo que quieras, tus palabras viajarán hasta ellos y sabrán lo que les quieras contar; vamos, vamos, no seas egoísta, ellos también nos platican sus historias, ya viene el próximo vendaval de vuelta y tenemos que contarles lo que nos pasa!
Mónica y Zagal sonrieron y echaron a correr como hacían todas las temporadas; salieron de la aldea y se dirigieron a la costa, a la parte más alta, a la cima de la quebrada, ya que ahí es donde podrían escuchar mejor a pesar del ruidoso rompimiento de las olas.
Cuando llegaron ya había otros niños de la aldea y algunos adultos, unos estaban sentados sobre la suave hierba verde sintiendo el fresco de la brisa y otros habían llevado sillas o banquitas; aunque Mónica y Zagal tenían apenas unas pocas temporadas de vida (Mónica tenía ya nueve y Zagal ocho) sabían lo importante que era el evento.
Y así, como todos los años, se sentaron y esperaron, esperaron y esperaron… Zagal bostezó aburrido y estuvo a punto de decirle a su hermana mayor que sería mejor ya irse a comer a casa, pero cuando volteó hacia el lado de la tierra vio que prácticamente toda la aldea ya estaba ahí esperando también.  Mónica volteó a ver y descubrió con la mirada a su abuela quien se había traído una silla y dormitaba acariciada por la cálida manita de de uno de los dos soles que siempre estaban en lo alto de ellos, uno encima del otro.
Zagal bostezó de nuevo y estuvo a punto de decirle a Mónica que ya era suficiente cuando ésta le dijo:
- ¡Shhh, espera, ya escucho algo!
Silencio.
La brisa del mar sonó de nuevo y entonces llegó así la primera palabra:
- ¡Hola! – Susurró el viento con voz de niño y todos guardaron silencio para escuchar con atención – Soy Zaluum y quiero saludarlos a todos…
La abuela sonrió complacida a igual que todos los miembros de la aldea quienes habían escuchado a Zaluum por primera vez hacía dos ciclos solares,  así que esta era la tercera vez que lo escuchaban.
- ¿Cómo están la abuela Nor y el abuelito Gili? – Continuó la voz que provenía del otro extremo, más allá de donde se ponían los dos soles en la mar, la abuela al escuchar el nombre de su esposo suspiró de tristeza, él ya había fallecido hacía un par de lunas – Espero que se encuentren con bien todos, quiero contarles que acá, en la aldea de la Tierra Roja también estamos todos bien, a pesar de que no ha llovido  y nos hace mucha falta,  esperemos que los altos designios nos escuchen y que esta plegaria llegue a ellos también.
- Estoy muy contento – continuó -  porque hace unas tres lunas llegó Zima a la Tierra Roja ¡Ya soy hermano mayor! Llora todo el día y no deja de comer… Ya quiero que sea más grande para que pueda llevarla al monte ígneo y salir volando de él esquivando la lava, ¡la última vez que fui casi me alcanza! Pero extendí mis brazos y una ráfaga de viento cálido me sacó volando de ahí.
- A veces – continuó la voz de Zaluum –, los demás niños y yo volamos lo más alto posible para ver si podemos alcanzar a verlos a ustedes, pero los mayores dicen que están muy, pero muy lejos… ¿Es cierto que no pueden volar?   Ya veremos cómo planear más rápido y los visitaré algún día, tal vez cuando Zima ya esté más grande y podamos jugar con Mónica, Zagal, Miri y Aldo…
Mónica y Zagal voltearon a verse sonriendo, les daba gusto saber que aun los recordaban, Miri y Aldo eran dos amigos de ellos, eran sus vecinos que vivían en la cabaña de enfrente, quienes también estaban escuchando al viento con los demás de la aldea
- Claro que les llevaría regalos a la abuela Nor y al abuelo Gili… -La abuelita Nor volvió a suspirar – Y también a los demás mayores y a los otros niños. Bueno, ya me voy porque los demás también quieren platicarles cosas, pero antes les contaré algo que dijo el tío Hermes: que un día construirá una gran balsa que pueda flotar sobre el mar y empujado por velas con el viento acompañará todos los mensajes de la aldea hasta ustedes, aunque el viaje sea muy largo… si la construye entonces yo iré con él… ¡Adiós, les platico en el próximo ciclo!
Hubo un pequeño momento de silencio y entonces se escuchó otra voz, ahora era la de un hombre mayor que le mandaba recados a otros miembros de la aldea de Mónica y Zagal, que era la aldea de las “Tierras Bajas”, platicó sobre la pesca aérea y todos se imaginaban maravillados como sería pescar en el aire a las aves y a los peces voladores. Mónica se imaginó flotando entre las nubes persiguiendo a las grullas y mantarayas voladoras, llevaría una caña de pescar muy, muy larga, se escondería detrás de una nube gorda y rosada y cuando pasara alguna le lanzaría el anzuelo, pero en lugar de atraparla se dejaría arrastrar por todo el cielo, pasaría encima de la aldea de la Tierra Roja y podría así saludar a Zalumm y a los demás niños de ese lejano pueblo y jugar rebotando entre las nubes con ellos, después regresaría a su casa en las tierras bajas y saludaría a todos sus amigos y a su abuela… ¿Realmente estarían tan lejos los mensajeros de aquella aldea?
El viento siguió soplando, y con ello llegaban nuevas palabras, diferentes voces y cantos, canciones e historias que no conocían y que se grabarían en su memoria volviéndose así parte de ellos para siempre…
Así fue durante todo el día hasta que terminó de soplar el aire, y con ello, las historias de la gente de la Tierra Roja…
Todos en la aldea permanecieron en silencio por unos instantes, algunos sonreían, otros dejaban escapar alguna lagrimita y muchos tenían una extraña mezcla de ambos, sonreían con los ojos irritados… Mónica no entendía eso y le asombró ver que la abuela era una de éstas.
Poco a poco empezaron a regresar a casa. Zagal echó unas carreritas con Aldo y Miri mientras Mónica se acercó a la abuela y la ayudó llevándole su silla de madera.
- ¿Ya sabes que vas a responderles? – Preguntó la abuelita a Mónica – Recuerda que temprano el viento terminará de rodear las montañas y estará limpio de palabras cuando pase por acá de vuelta a las Tierras Rojas y tenemos que mandar nuestra respuesta.
- Aun no estoy segura, acá no pasan cosas tan interesantes como las que le pasan a Zaluum y a sus amigos… ¡Imagínate abuela, ellos pueden volar!
- Sí, pero ellos no pueden respirar bajo el agua como además hacemos nosotros.
- Eso no lo puedo creer – Dijo Mónica – Yo pensaba que todo el mundo podría hacerlo, no le veo mucho chiste, estar bajo el agua es aburrido y hasta peligroso, hay peces gigantescos y carnívoros, y fosas enormes en las que si te caes nunca volverás a salir… ¡Pero volar, caminar por el cielo, eso debe ser increíble!
- A lo mejor ellos piensan al revés que nosotros, Mónica – Dijo la abuela –. A lo mejor piensan que volar es aburrido, ya oíste lo que dijo Zaluum, ¡Tienen que construir balsas  para poder surcar el mar!
Mónica se imaginó cómo sería la gente de la aldea de la Tierra Roja, se los imaginaba muy hermosos, ligeros y delgados con la piel color azul como el cielo o transparentes, con membranas entre los brazos y el tórax para que pudieran planear, muy diferentes a ellos que eran… ¡Bueno, como todos los demás!

Mónica se quedó así pensativa frente a la casa, Zagal ya se había metido a la casa al igual que Miri y Aldo a la suya… ¿quién habría ganado la carrera? Tal vez la gente de la aldea de la Tierra Roja si encontraría interesante la vida de ellos, así que se puso a pensar con detenimiento que les respondería.
Al día siguiente Mónica se levantó muy temprano, ayudó a la abuela Nor a preparar el desayuno para Zagal, la abuela y ella y dejaron los trastes sin lavar ya que la hora estaba muy cerca. La abuela tomó su silla y Mónica le indicó con la mirada a Zagal que se la llevara.
Salieron de inmediato y la mayoría de los vecinos de la aldea ya se dirigían a la quebrada en donde mandarían sus mensajes, la abuela se acomodó en el mismo lugar que el día anterior y Zagal se puso de inmediato a jugar con Miri y Aldo.
Omoro, el jefe de la aldea se paró detrás de Mónica y le puso una mano en el hombro para sorpresa de la niña de las Tierras Bajas.
- Tú serás la primera en contar tu historia – Le dijo el jefe –.
- ¿Yo? – Preguntó Mónica –.
- Sí – Dijo Omoro mientras la conducía a la orilla del barranco que daba hacia el mar – Zaluum prácticamente te mandó su mensaje a ti, lo correcto es que tú seas la primera en esta ocasión, ¡Vamos, platícaselo al viento!
Y como buen jefe de la aldea que era, el viento pareció obedecerle y la primera ráfaga del viento llegó por detrás, Mónica sonrió y empezó a platicarle a Zaluum y a la lejana gente que vivía más allá del horizonte, le contó que el abuelito Gili ya había muerto dos lunas atrás, pero que los demás en la aldea estaban bien, y entonces le contó cosas que seguro les parecerían muy interesantes, como por ejemplo, cuando el gran pez de muchos dientes estuvo a punto de devorarse a Zagal, o de cómo domesticaban a otros peces que jugaban con ellos, ella tenía uno que era su favorito que cambiaba de colores y que siempre la buscaba.
Mónica siguió hablando mientras el viento se llevaba sus palabras hasta el confín más lejano, sabía que del otro lado la escucharían y le responderían, aunque la respuesta tardaría mucho en llegar, hasta el próximo ciclo, cuando Mónica tuviera ya diez y ya no sería tan niña.
Una vez que terminó el jefe Omoro empezó a platicar su respuesta mientras que Mónica miraba hacia el océano, buscando con la mirada con la esperanza de que algún día, a lo mejor no muy lejano, verían a esa casa flotante traída con la fuerza del viento acompañada de nuevas historias y palabras, y a sus desconocidos amigos,  que ya no lo serían tanto.

F I N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada